La definición más aceptada de la Psicología es “la ciencia que estudia la conducta, los procesos mentales, las sensaciones, las percepciones y el comportamiento del ser humano, en relación con el medio ambiente físico y social que lo rodea”. Por ser una ciencia, la Psicología está basada en el método científico para encontrar respuestas.

Es un proceso asombroso ver cómo la persona que llega por primera vez a Consulta sale por última vez. Es la propia persona quien se da cuenta del cambio que está experimentando (tanto a nivel físico como psicológico). Debido al secreto profesional, algunos pacientes pueden tener ideas equivocadas acerca de lo que ocurre en Consulta, ya que no conocen qué ocurre ahí dentro (a no ser que tengan algún conocido o conocida que les haya contado). Por ello, estas son algunas de las ideas equivocadas más comunes que suele haber en torno al proceso terapéutico:

  • No eres un cobarde por asistir a Consulta: algunas personas creen que pedir ayuda es un acto de cobardía; más bien al contrario: reconocer las limitaciones propias es un acto de valentía.
  • Nadie te va a juzgar por lo que pienses o digas.
  • No estás loco o enfermo de la cabeza. En algún momento de nuestra vida, hay algo que no nos hace sentir como nos gustaría, y eso no significa que no seas normal. Simplemente, necesitas un tiempo para reflexionar y pensar qué es lo que ocurre.

El hecho de que hayas entrado en esta web, ¡ya es un gran paso! Por eso, si te has sentido reconocido en alguna expresión de las anteriores, te animo a que recapacites acerca de esas ideas y hables con quien consideres necesario. Y si necesitas acudir a Consulta, ya sabes que no es nada malo.